viernes, 6 de junio de 2014

¿ SOY CELESTE?

Euforia celeste en todos lados 
Terminó el carnaval de las elecciones internas, que nos dejó   para  elegir y votar a uno de  tres candidatos católicos. Así que si usted había pensado disfrutar de algún porrito de marihuana apúrese y fúmeselo -ya- ahora- porque cualquiera de los susodichos va a sacar urgentemente la ley que permitió el tal atropello (no le quepa duda de que  ese  será el calificativo.) También volará al diablo- por decirlo en culto- la tan llevada y traída  ley del aborto. Las mujeres volverán -gane quien gane-  a abortar con agujas de tejer o similares y seguirán muriendo las pobres- no las ricas, porque esas abortan en buenas clínicas con profesionales acordes a los honorarios que cobran-.)  Terminada entonces, esta primera parranda,  que generó grandes expectativas, opino sinceramente que miro y miro y no sé para qué lado agarrar. ¿Derecha, izquierda, centro- arriba, abajo- quizás? A esta altura del partido yo pienso que da lo mismo puesto que son tan similares los tres. Lo más probable es que los ciudadanos comunes tengamos que seguir mostrando que no, que no los queremos más, que se queden en la casa tomando mate, o en la estancia cabalgando raudos al viento y que dejen la política para políticos más jóvenes y diferentes, con otra cabeza, si es posible algún ateo o de otra creencia que respete a todas las otras-para variar ¿vio?- Y con alguna idea mejor que cagarnos a impuestazos  para sacar adelante a este bendito país. En las internas, hubo una cantidad importante de votos en blanco, no hace falta ser  un politólogo de esos que se equivocan una vez sí y otra también, para darse cuenta de que si alguien que no tenía obligación fue a votar en blanco- no a uno de los candidatos blancos, sino EN blanco, significa claramente que ninguno de los que había para votar estaba en la lista de sus preferencias.  Así nomás. No hay vuelta. Lo que sí parece es que va a haber vueltas en cuanto  a la publicidad y a cómo se las ingenian para sacarle el que “te conté” a la jeringa, esto es contestar con tino a las preguntas de nuestros avispadísimos entrevistadores. Y va a haber vueltas y más vueltas para elegir a los vices: ¿Irá Jorge Larrañaga- humillado y vencido- de segundo de Lacalle Pou? ¡Todo puede suceder en la dimensión desconocida!
Así que tenemos carnaval electoral para rato. Yo, de vez en cuando veo algún programa. A veces veo  Código País. Es un programa que está tardísimo pero luché por mantener los ojos abiertos porque iba a hablar Luis Alberto Aparicio Alejandro  Lacalle Pou. No es  broma. El hombre se llama así. Sus padres le pusieron cuatro nombres-quizás inspirados en García Márquez que usaba nombres por el estilo-, en Colombia se usan nombres inverosímiles-. Por las dudas lo pongo con todos los nombres porque quién sabe. A lo mejor lo preguntan en “Salven el millón”. Luis Alberto es fácil. Así se llaman sus antepasados. Aparicio- el tercero- también- es en honor al caudillo máximo del Partido Nacional. Alejandro no sé. Si alguien sabe que me informe. A mí me encanta saber. Luis Alberto Aparicio Alejandro, tiene  una fachada  simpática, campechana, dicharachera, bromea con su corta estatura, y con los entrevistadores. Y yo me contagio y escribo: “entre bueyes no hay cornada”. (Todos de derecha, él y los entrevistadores, no me cupo ninguna duda.) Supe que le dicen “Luisito” tanto sus amigos como sus detractores. Yo le escuché tanto ese apelativo a mi madre, y después a mi padre, cuando se referían a Luis Batlle que me parece que no lo voy a llamar así, primero porque aunque es pequeñito, no se vería nada bien que yo, que no  lo conozco personalmente, le llamara con un diminutivo. Además, el  “Luisito” con el que  mis padres  se referían a Luis Batlle era tan afectuoso que yo siento que sería más que un atrevimiento usarlo con otra persona del partido opositor, (aunque en los tiempos que corren los “opositores” ya no lo son tanto). Mejor llamarlo con sus dos apellidos: Lacalle Pou. Quedan bien aristocráticos. Como corresponde.
Del partido colorado tenemos como candidato a Juan Pedro Bordaberry Herrán. Grandote,-no creo que le digan Pedrito-  jugaba al rugby.  Todavía no lo he visto en ningún programa, pero no faltará oportunidad.
Por el Frente Amplio, el candidato es Tabaré Ramón Vázquez Rosas. Ya fue presidente desde 2005 a 2010. Es al que tengo más conocido. Incluso estudié alguno de sus discursos para ver qué decía y cómo lo decía. Creo que sigue en la misma línea. Últimamente lo vi vestido de amarillito. La Universidad de Salamanca le dio un  Doctorado Honoris Causa. Un comentario que hice en facebook llamó la atención y me pusieron: “ Mirá que el amarillo es el color de la Facultad de Medicina”. Sí. Claro. También es amarillo y negro el color de mi cuadro de fútbol: Peñarol, y el del Vaticano ¿no? -Me acuerdo muy bien de la banda amarilla que me gané alguna vez en Religión en la escuela de monjas-.
Los dos primeros se educaron en el British. El candidato del Frente Amplio, viene de familia obrera, como yo. Fue a la escuela pública. Tiene las mismas creencias religiosas que los otros dos. No vayan a pensar que a mí me molesta que tengan creencias religiosas. De ningún modo. Lo que sí me molesta es que traten de imponérselas a los otros, en un país que dice ser laico.
Dr. Tabaré Vázquez Dr. Honoris Causa de la Universidad de Salamanca. El color amarillo no es por  Peñarol ni por el Vaticano, sino por la Facultad de Medicina. 


 A las que fuimos y sufrimos colegio de monjas severísimas, donde teníamos que ir a misa sí o sí, y llevar una libretita firmada por el señor cura para marcar la asistencia. Sí señor, yo tenía que tener esa libretita al día firmada rigurosamente todos los domingos, y tenía que ir a misa con un misal, un rosario y un tul para cubrirme la cabeza. Nada de “sin mangas”, ni polleras cortas. Las niñas íbamos disfrazadas todas iguales. La mayoría con el serio uniforme escolar de pollera azul tableada “debajo de la rodilla” -aunque estuviéramos en jardinera-, blusa blanca, corbata azul y chaquetón  y boina azul.  Se preguntarán el motivo por el cual me mandaron a la escuela de monjas. La culpable fue mi madre.  La  causa  que esgrimía la tenía muy clara: se decía que “educaban mejor” y mi madre-oxímoron con piernas, divorciada de mi padre apenas nací- me mandaba a colegio de monjas para que  yo saliera lo mejor posible. Se había tomado muy  a pecho aquella frase de Artigas: “Sean los orientales tan ilustrados como valientes”. Por supuesto que esa educación privilegiada me duró hasta que se murió porque cuando mi padre me llevó a vivir con él y su nueva familia cantó otro gallo diferente. Nada de escuela de monjas, ni ballet ni piano sino a la  escuela pública, con varones por primera vez en mi vida- lo cual me encantó desde el principio-, guardapolvo blanco con moña azul. Terminé sexto año con el mismo chaquetón azul de la escuela de monjas, ya chico, ya corto, porque mi padre no iba a gastar ni un peso más en nada “superfluo”. Y para él había muchas cosas que eran superfluas. Pero no me quiero ir por las ramas.
Estaba con los tres candidatos que quedaron para elegir al futuro presidente del Uruguay. Qué quieren que les diga. No sé si quedarme con el hambre o con las ganas de comer. Honestamente, no sé para qué lado disparar. Lo más probable es que, como  no tengo “disciplina partidaria”-porque no soy de ningún partido-, vote  en blanco. Al menos, si somos muchos, se notará que no los queremos más. A ninguno. A uno por ser  archiconocido, y a los otros por ser el mismo perro con diferente collar.
Además de la zamba que nos dejaron para bailar con las elecciones presidenciales, se viene otro malambo. Bien zapateado. Y sí. Bien zapateado. Se llama Mundial de Fútbol y se hace en Brasil en pocos días. Todo el Uruguay se vistió de celeste. Ya entramos  en plena efervescencia. No hay comercio, ni supermercado, ni nada que escape a la música y al color celeste. Divino vistió con camisetas celestes a su personal.  Hasta el SPA donde voy a mover mi gordo esqueleto se vistió de celeste. Nada escapa a esta euforia.  Cansan a cualquiera, los políticos y los comentaristas de fútbol. Por igual.
Uno de los tantos chistes que circula por Internet sobre el Mundial 


El Mundial dura un mes, pero el  carnaval electoral seguirá. Todos prometen debates- aunque yo no sé sobre qué van a debatir si todos están “en la misma”-. Tendrán que elegir a  los vicepresidentes, pero no hay mucha expectativa al respecto ya que con unas pocas neuronas en funcionamiento que hagan sinapsis se puede “intuir” quiénes van a ser.  Ninguno solucionará  los problemas de la ciudadanía común  ni jugará como es debido . Entonces cabe preguntarse lo del título: ¿Soy celeste?





7 comentarios:

  1. Alfa:
    Lei tu comentario con sumo interés....No hace falta que expliques el Título de tu post...También le podrías haber puesto..No soy amarilla.o Soy blanca?Qué gran crisis estamos pasando los que pensamos...seguimos teniendo ideales y creemos en la inclusión y distribución social...Habremos quedado fuera?Gracias nuevamente!!!!!Olé..olé..olé....Y en un mes todo estará igual!

    ResponderEliminar
  2. Alfa, cuanto por comentar, da para una charla mano a mano, solo decirte que desde este lado del Rio de la Plata, por mucho tiempo miramos con envidia a una fuerza progresista como el Frente Amplio, aquel Tabaré que se presentaba a elecciones y perdía, y luego volvía a presentarse. Nos parecía algo nuevo, que traía un aire fresco a la región. Pero, bueno.... año trás año, parece que se fue desinflando, añejando. En fin...
    Y respecto al Mundial, que decir, aquí tambien estamos vestidos de celeste y blanco, pero.... esta vez parece un poquito diferente. porque en este país está todo tan mezclado, que ahora parece que como el Gobierno apoya a la Selección, la contra hummmmmm...... a esos extremos hemos llegado.
    Y ojalá, Alfa, que podamos tener esa charla que nos debemos para tratar estas y otras cosas. Miles de saluditossssssss

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante y divertido. Sobre los candidatos, que tu dices son muy similares, tengo una opinión un tanto diferente pero que todavía está la estoy madurando.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante y divertido. Sobre los candidatos, que tu dices son muy similares, tengo una opinión un tanto diferente pero que todavía está la estoy madurando.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por los comentarios. En lo político: tenemos que seguir observando, escuchando y leyendo porque aún "no están todos los pingos en la cancha", cuando se pongan y corran, veremos un poco más. (Creo.) En el Mundial de Fútbol ¡yo cruzo los dedos! ( A veces me da resultado.) Un beso para cada una

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfa. Ya comenté dos veces tu posición electoral y futbolera actual pero no se como publicarlas. Un abrazo. Ismael

      Eliminar
  6. Hola Alfa: leí con mucha tu atención tu comentario completo, reconociendo parte de un pasado en común. Tengo una visión un poco distinta a la tuya si bien comparto varias carencias o promesas que nunca llegaron, aún, a concretarse. Lo que no acepto es la falta de memoria. Tú y yo provenimos de familias trabajadoras tradicionales de clase media de nuestro Uruguay y no vale no tener memoria de lo que ocurría en este país desde por lo menos el 73 hasta que llegó el FA. Hubo momentos de bien pasar, o ratos de bien pasar como aquellos años, en plena dictadura, donde nos prestaban plata y nos prometían maravillas y seguridades, para desembocar en la tablita del 82 donde los menos "avisados" fundimos todo lo que teníamos. Del 85 al 2004 hubo una serie de crisis y bienestares ondulantes como sucede siempre con la economía mundial. La diferencia es que blancos y colorados los momentos de explendor lo utilizaban para sus arcas personales o para soculentas campañas electorales si coincidian con el bienestar del momento. No vale no reconocer lo que estos dos gobiernos del FA han hecho desde el punto de vista social, atendiendo siempre a los más necesitados, creano un Ministerio de Desarrollo Social para hacer frente a una emergencia social importante, creada por la inoperancia de gobiernos que se fundieron por negligencia por no llamarlos ladrones. Indigencia, pobreza, desocupación, fue la peor herencia que recibió el FA. Les hizo frente y va ganando por varios cuerpos pero no se detiene en la lucha. Blancos y colorados "echan" las culpas a condiciones globales todo lo que este gobierno ha conseguido y sigue consiguiendo. Condiciones globales que se "establecieron" en el país durante 10 años?... mientras se sorteó la crisis del 2008 que fué casi peor que la del 2002 y acá ni la sentimos? Por eso Alfa, creo a tí también te falta un poco de memoria, salvo que hayas ocupado otro bando, lo cual no creo. Recuerdo muy bien tu juventud, al lado de la mía, o sea te llevo como 5 o 6 años, pero no es diferencia como para no haber madurado lo suficiente y estar en condicones por lo menos de comparar actuaciones que nos tocó vivir de Gobiernos diferentes: unos dedicados a mantener sus intereses y de su clase social y otros atendiendo las necesidades básicas del pueblo más necesitado. Un abrazo. No te enojes. Solo quice dar otra opinión que considero es la más racional en estos momentos pre electorales. Ismael.

    ResponderEliminar