lunes, 20 de marzo de 2017

EXCESOS

Titular que nos alerta

En general, no escribo sobre temas que tienen que ver con  desmanes. Ya están más que  documentados en la prensa oral y escrita. Sin embargo, esta vez lo voy a hacer, por una sencilla razón: la comprobación de que estamos en un mundo absolutamente enloquecido y que no nos amparan los avances tecnológicos para evitar los desastres, porque ocurren igual, ya sea provocados por la naturaleza o por los mismos seres humanos que se salen de control.

En el caso del recital que nos acongojó a todos, fue notorio el descontrol y la falta de previsión, pero en otras situaciones de la vida diaria es fácil darse cuenta de la falta de humanidad que no nos deja ver nada más que lo que nos interesa sin tener en cuenta para nada  los intereses de los demás.

Vivo en un edificio chico y viejo, con múltiples problemas generados por la falta de  dinero para hacerle todo lo que hay que hacer. En asambleas se va decidiendo qué y cómo mejorar, pero lógicamente, cuando se toman decisiones surgen-de una manera u otra- los consabidos "recortes" porque -como decía mi padre, el Negro Pinela- "no se puede chiflar y comer gofio". Así que juntar dinero para hacer unas reparaciones, significa dejar por el camino otras cuestiones. Hay que ver la cantidad de tiempo y esfuerzo que se le dedica para poder llevar a cabo tres o cuatro reparaciones que no admiten más demora. Y también hay que ver cuántas dificultades hay que afrontar para dejar a la mayor parte de la gente- si no contenta, al menos con cierto grado de satisfacción o comprensión mínimas-
Y eso que somos pocos. Supongo que en mega-edificios, será peor y los conflictos, mayores.
Más de una vez he pensado cuán absurdos somos. Discutimos por meras estupideces para que triunfe nuestro criterio sin tener en cuenta que hagamos lo que hagamos la muerte nos va a alcanzar en cualquier momento y todas las "luchas intestinas" por esto o lo otro, pasarán  a un plano de total falta de interés. Y en breve, más nadie se ocupará de nuestros "enormes" problemas de convivencia porque vendrán otros a ocupar el puesto. Y se les prestará la misma atención con el mismo vigor y con la misma saña.

Basta mirar el panorama de las guerras, se lleven a cabo por un motivo u otro, siempre concluyen con muchos muertos, lastimados y heridas para restañar. Y vuelve a pasar el tiempo y con él llega el olvido. Las nuevas generaciones, entonces,  ignoran absolutamente lo que pasó, y otra vez los seres humanos tropiezan  con las mismas piedras violentas que vuelven a golpear sin remedio.

Así pasó en este recital.

Falta de previsión, exceso de concurrencia, sin vigilancia adecuada, y la avalancha generó el caos que arrasó con vidas y provocó heridos, más el pánico de las familias que tenían a sus hijos en esta concurrencia masiva.
¿ Y qué harán  los culpables  después de la pérdida de  vidas jóvenes que fueron groseramente aplastadas?
No sé. No sé qué harán. Lo que sí sé es que vamos de mal en peor, y que no hay avance tecnológico que frene tanta  barbarie.



viernes, 3 de marzo de 2017

UN NEGRO RETINTO CON UN OJO DE VIDRIO

UN NEGRO RETINTO CON UN OJO DE VIDRIO 



En alguna oportunidad escribí sobre mi padre- el negro Pinela-.
http://cosasdeviejucin.blogspot.com.uy/search?q=Mi+padre+el+negro+Pinela
Era  negro-  eso es sabido por todo el mundo-.  Tuvo que luchar tenazmente para salir a flote y lo logró. Yo-como todos-  cargo con mi  lotería genética y la llevo lo mejor que  puedo, sin ocultarla ni  denigrarla.
Hoy vi " Luz de Luna" la película que mereció premios. Yo no la declararía una gran película, pero sí expresa varios temas que son actuales. A uno de ellos, ahora lo llaman "bulling". Cuando yo crecí era simplemente burla. Y había que aprender a defenderse. Así se manifiesta en la película y en la vida misma.   La discriminación es otro puntal derivado de la burla. Mi padre la debe haber sufrido porque siempre trató de apartarme de la negritud. Supongo que debe haber pensado que si era rubia y de ojos claros no tenía porque "plegarme" a ser discriminada. Ya lo expresé en otra crónica, pero lo repito: cuando alguien le decía que yo era linda, él-indefectiblemente- contestaba: "linda no es, es vistosa". A mí me bastaba ese juicio.  Por otra parte, me gustaba ser blanca y de ojos claros porque apenas adolescente intuí que era un "plus" para la conquista, pero mi padre siempre era mi padre y me gustaba que fuera como era aunque nos peleáramos a muerte por nuestras diferencias.

Lo cierto es que las  controversias pueden aparecer en cualquier momento de la vida. Ahora, también. Hace un tiempo en el SPA, me encontré con una vieja conocida de La Paz. Como en todos los pueblos, nos identificamos por nuestra familia. Yo le indiqué enseguida que era la "hija del colchonero Segovia" y la ubiqué a ella como "una que vivía en la carretera". No fuimos ni compañeras de escuela ni de liceo, pero en un pueblo chico era habitual que nos encontráramos en la calle, en la estación de tren, en los cines, en los bailes. Aunque no lo parezca, también en los pueblos se forman "clases sociales" según las familias que tengamos. Lo cierto es que creo que ella no me ubicó realmente por el episodio que paso a relatar.
Hace unos pocos días nos encontramos desayunando en un Mc Donald. Yo estaba acompañada  por  una amiga que vino de Buenos Aires.
Ella estaba con otra de La Paz- que no reconocí, aunque sí me sonó el nombre y  el apellido-. De mañana yo no tengo muchas ganas de hablar pero tampoco me gusta ser descortés, por lo tanto, las saludé, cambiamos algunas palabras y volví a ubicarme como "la hija mayor del colchonero Segovia". Ahí, la otra empezó a tratar de meterme en alguna casilla conocida- que por otra parte es lo que hacen todos-.
Le di- para más datos- la dirección de la colchonería. Ahí sí saltó mi compañera de gimnasia-ahora sí "ubicada"- o no, según se mire-  que enseguida dijo:

"¡ Vos no podés ser la hija de ese negro retinto con un ojo de vidrio!"  

Mi amiga -que me conoce hace más de cuarenta años-  largó una carcajada, y yo, sacando  la billetera  le confirmé:
"¡ Sí, ese negro retinto con el ojo de vidrio, era mi padre!"
 Enseguida, le  mostré una foto que siempre llevo conmigo. No se desmayó, pero casi.
Lo cierto es que en su expresión hubo absoluta discriminación: " ¡no podés ser la hija de ese negro retinto!" . Además, saltó -también- su defecto físico: el ojo de vidrio.
Como ven, no importa cuánta agua corrió abajo del puente. En todo momento, y aunque hayan transcurrido más de cincuenta años de una muerte,  puede surgir una crítica venenosa, un comentario mordaz, una frase denigrante, un juicio reprobatorio.
Volviendo a la película: Se llama "Luz de luna" porque al protector en su infancia, alguien  le dice que a los negros, con la luz de la luna, se les ve  "azules".  Así se lo cuenta a "Little"- apodado así por lo pequeño, y, de paso,- convengamos en que  muchos apodos provienen de una característica desprestigiada, dolorosa o no querida-. 
Aunque la película  sea  lenta, y  con altibajos, el tema de la discriminación social prevalece en  los episodios de la misma manera que campea en la vida misma. ¿Quién lo puede poner en duda?