domingo, 27 de octubre de 2013

PUBLICIDAD INVASIVA

¡Ay, ay, ay, ya empezamos con los aprontes! 
-Buenos días, ¿habla Fulana de tal?
- Sí, soy Fulana de tal.
-Me llamo María Inés, y le quiero acercar un material informativo sobre un seguro así y asá.
-Gracias pero ya tengo todo lo que necesito.
- Sra. No tiene ningún compromiso, es simplemente un material informativo por si a Ud. le interesa….
-No. No me interesa. Con lo que el Estado me saca con los impuestos no me queda disponibilidad  para pagar más nada.
-¿Está segura, señora? Mire que quizás…
-No quizás nada. No me interesa nada. Le dije ya varias veces que no. ¡No me llame más!
-¡Sra.! ¡Es mi trabajo!
-¿Su trabajo es molestarme en las horas en las que estoy atareada  en mi casa?
-¡No Sra.! ¡Yo la llamo para ofrecerle…!
- Srta. ¿Ud. entiende español o no?
-Sí entiendo pero….
-Muy bien. Le dije que no, que no tengo interés en recibir ninguna información. No quiero comprar nada. Y si quisiera, buscaría la información necesaria. Adiós.
¡Plunk! (ruido del teléfono cortado con rabia)
***
El diálogo que acabo de transcribir-palabras más, palabras menos- lo sostuve más de una vez con una pesada que llama dos por tres con idéntica persistencia.
 Sí. Soy dura para contestar. Tuve  una nefasta experiencia con un seguro que me encajaron por teléfono cuando con  mi esposo -gravísimo- cometí el espantoso error de decir que sí para sacármelos de encima.  Esa vez me enteré del seguro que “había contratado por teléfono”-en una “invasión” tan persistente como esta otra- porque después de fallecido mi esposo, quise poner “la casa en orden”, familiarizándome, por ejemplo, con las cuentas que nunca antes había llevado. Una de las primeras medidas que tomé fue cancelar tarjetas de crédito/débito que no necesitaba o que no quería usar más. Así, al querer cerrar una, “tropecé” con ese “seguro”. Y tuve que pagar un año entero de servicios, porque tenían mi voz grabada con mi aprobación. ¿Cuándo dije que sí? ¿Por qué dije que sí?  Honestamente, no me acuerdo. Estaba  absolutamente dedicada  a tratar de  darle a mi esposo el mayor confort posible en su dura despedida de la vida. No sé ni lo que contesté ni cuándo. Por esa razón, ahora soy drástica y  bruta. No hay otra manera de sacarse de encima  a estas cretinas preparadas para joder. ¿Tienen ese trabajo porque no hay otro? Lo lamento. Pero yo no tengo ningún motivo para aceptar  sus ofertas, no las pedí, no las necesito, no las quiero. Y lo recalco. Por las dudas. En eso, estoy de acuerdo con Mujica: hay  que ser sobrio, austero en las compras y – muy cuidadoso- sobre todo con las tarjetas de crédito que ofrecen a troche y moche “sin cargo por dos años” para engancharte más y mejor.
Si estoy trabajando cuando llaman, no atiendo el teléfono. Amigos y familiares saben que pueden dejarme el mensaje, yo los llamo apenas puedo. Además con el invento de las redes sociales, nos comunicamos con bastante frecuencia por esos medios.
¡Otra perspectiva de los preparativos ! 

Pero la insistencia telefónica no es la única. También vienen al edificio, tocan el timbre en todos los apartamentos con las ofertas más inverosímiles que se puedan esperar.
Además de eso están la TV y la radio, que no solo tienen unas tandas extensas sino que-además- los propios conductores cortan la más interesante de las entrevistas con este tipo de interrupción:
-¿Problemas de visión?
-¡Sí, tuve! Pero los solucioné con Óptica El Vidriecito donde encontré los mejores lentes a un precio absolutamente imbatible. Vaya a Óptica El Vidriecito etc.
 Lógicamente después no tienen ni la más pálida idea del tema que estaban desarrollando con el entrevistado y tampoco cómo retomarlo.
En esta época ya empezó la publicidad “campaña de fin de año” destinada-toda ella- a desplumar a cuanto ser vivo pulule por los Shoppings y aledaños.
¡Sí Señora! ¡Ya empezó. Eche un vistazo y observe  cómo se está preparando el tablado de exhibición del árbol navideño- o lo que sea- que colocarán-como todos los años-  en el centro del Punta Carretas.
 
¡Sí, señora, ya empezó "la movida" ¿Por qué no me cree? 
En cualquier momento largarán las campanas al vuelo y moriremos absolutamente aplastados por avisos de todo tipo. ¡Sálvese quien pueda!  ¡Y todavía no finalizó octubre!







lunes, 14 de octubre de 2013

EN EL MARCO DE LA FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO Nº 36 DE MONTEVIDEO

Niño leyendo a Benedetti 
Hubo múltiples actividades. Elegí dos para comentar. La primera es la maratón de lectura de textos de Mario Benedetti, que se llevó a cabo el 5 de octubre del 2013 de 16 a 18 horas en la Intendencia Municipal de Montevideo.
 Cada persona inscripta había seleccionado un texto de la vasta obra del autor. Se leyó de todo un poco: poemas, cuentos, finales de algunos cuentos famosos y crónicas humorísticas. Hubo lectores de todas las edades. Desde niños escolares hasta una señora de 92 años que leyó con una gracia increíble  “Niñoquepiensa”. No todo el mundo sabe que Benedetti escribió unas graciosas crónicas humorísticas en el semanario "Marcha" con el seudónimo de Damocles. (Sí. Damocles, el de la espada.....) La crónica costumbrista- humorística-tanto la de Mario Benedetti como la de otros grandes autores uruguayos-, no ha sido suficientemente estudiada ni recopilada ni  valorada aún. Es una literatura que espera nuestra adhesión para ser-nuevamente- sacada a luz. Esta ocasión fue muy oportuna. 
El evento que  fue organizado por la Fundación Mario Benedetti, auspiciado por Antel y apoyado por Editorial Planeta, tuvo un éxito rotundo. El tiempo no fue suficiente para que intervinieran más lectores, pero-por suerte-  la Fundación tiene el propósito de volver a repetir esta experiencia  tan fructífera.
El segundo evento que elegí para comentar es la presentación del libro “Cuentos del pago”, del maestro José María Obaldía.

Presentación del libro 

Lamentablemente para el público, el presentador del libro, Sub Director del Departamento de lengua y literatura de la Academia Nacional de Letras Juan Justino Da Rosa, se tomó tanto  tiempo para su exposición- más de media hora- que no le dejó  tiempo suficiente al maestro- autor del libro y a quien queríamos escuchar con enorme gusto para deleitarnos con el gracejo de un narrador oral fuera de serie-. Da Rosa hasta cometió el error de contar las minucias de los dos cuentos que integran el libro- lo cual molestó indudablemente a muchos de los concurrentes, porque si hay algo que no se debe hacer en una presentación es precisamente eso: contar los detalles. ¡Por favor! ¡Queremos descubrirlos cuando los leamos!
Da Rosa en su extensa exposición 

Obviamente  al público  le interesaba escuchar al maestro Obaldía,  y obtener  su firma/dedicatoria para llevarse esa alegría a casa. La extensa exposición  de Da Rosa, anuló el placer de escuchar durante más tiempo a un  excelente narrador oral  y le quitó tiempo a él para dedicar y firmar sus libros.
¡ Al fín escuchando al maestro Obaldía!

Algunos maestros me comentaron que en otra presentación de un libro, se había armado “jaleo” por  el uso  excesivo de tiempo, porque las presentaciones tienen su límite puntual  y no se puede invadir  el horario de otro.

Sería interesante que las editoriales y los organizadores  pautaran  los minutos de exposición de los presentadores  para que no  se cometan más estos excesos.

Que conste que no fui la única que se sintió molesta. Ojalá que lo tengan  en cuenta para  corregir en futuras exposiciones.
El libro- con dos cuentos estupendos-, vale la pena leerlo.
 ¡Cómprenlo y léanlo porque yo no les voy a contar NADA DE NADA!


martes, 8 de octubre de 2013

PATRIMONIANDO

Antigua casa de Alfredo Baldomir convertida en nueva sede de DAECPU
LA NUEVA SEDE DE DAECPU

Los días  del Patrimonio en Uruguay,- sábado 5 y domingo 6 de octubre esta vez-  se han convertido en un acontecimiento interesante para conocer lugares que  se abren únicamente esos días al público. Como me quedé  en Montevideo, este año elegí dos actividades: La maratón de lectura de Mario Benedetti en el marco de la Feria del Libro (ya escribiré sobre ella)  y renovar el abono de carnaval para el 2014.
Se podrán preguntar: ¿Qué tiene que ver el Día del Patrimonio- mejor expresado el fin de semana patrimonial- con ir a renovar el abono carnavalero 2014?
En primer lugar, me avisaron que  la venta de abonos para los que ya lo habíamos sacado anteriormente se realizaba en esos dos días-en horario especial- y además me ofrecían conocer la sede nueva y ver espectáculos destinados a la celebración. Por eso, el domingo 6 fui a DAECPU- sigla  que significa: Directores Asociados de Espectáculos Carnavalescos Populares del Uruguay-. La nueva sede aún está en refacciones pero lo que pude ver da la pauta del esplendor que tenían las casonas del siglo pasado. Esta fue diseñada y perteneció al Arquitecto (también militar y político) Alfredo Baldomir Ferrari, que fue presidente de la República durante el período de 1938 a 1942 y que también fue el autor de lo que se conoció con el nombre de “el golpe bueno”- golpe de estado de 1942-. Pero volvamos a la casa que nos ocupa. Está situada en la calle Suárez 2944 esquina Fiol de Pereda, o sea la antigua “Caridad”.  (A propósito, ya que estoy “patrimoniando”: En un texto de Cuque Sclavo que se llama “¿QUÉ CALLE LE PONDREMOS?” –-siguiendo las indicaciones para abrir el vínculo lo van a poder leer-, Cuque  señala que el nombre de este médico- que   fue un benefactor porque  atendía sin cobrar a los que  no podían pagar-  era Alejandro Fiol de PERERA (No PEREDA, como le pusieron a la calle y como aparece en las citas que encontré en Internet.)


Una de las salas de la nueva sede 


(Y ya que estamos con el asunto del patrimonio: ¿Qué podemos esperar si a seres que marcaron la historia del país,- como este doctor-,  le colocan  su nombre a una calle-como  homenaje recordatorio - y  lo escriben mal?)
¡No me voy más por las ramas!- de todas maneras, ustedes se dan cuenta de que  estoy patrimoniando-¿no? Sigo con la casa de Baldomir que se convirtió-felizmente-  en la nueva sede de DAECPU. Las fotos hablan, no la voy a describir. Me alegra mucho que tenga-después de haber pasado por diferentes manos-  este nuevo destino  de albergar la sede cultural de la institución carnavalera.
Es de esperar que puedan  cumplir todas las aspiraciones que tienen en mente. Sobre todo el proyecto: “biblioteca”.  ¡Que se cumpla pronto!

 
Escalera principal decorada con obras de artista nacional
 
Uno de los cuadros que más me gustó 
 
Cachito de León y Charly Álvarez amenizando la tarde 

sábado, 5 de octubre de 2013

jose carbajal el sabalero todo jazmin.wmv

 Esta  canción de El Sabalero fue coreada por todo el público de la Sala Zitarrosa en el espectáculo de Numa Moraes. Una joyita.

CON NUMA, "ASÍ NOMÁS" TODO SE VUELVE JAZMÍN.

Numa Moraes, María Cristina Vares y Carlos Alemán 
Hace poco cuando comenté el espectáculo de Caetano Veloso, manifesté que siempre escucho con agrado a  Numa Moraes y dije que era nuestro Caetano. Y lo es. Sinceramente. El espectáculo del 4 de octubre del 2013  en la Sala Zitarrosa  fue magnífico.

Con una extraordinaria solvencia presentó las canciones de su último cedé, pero también cantó otras delicias del Norte, que-lamentablemente para mi consternación no incluyó-. Me refiero a las alegres canciones con acompañamiento del acordeón de Walter Roldán que fue uno de los músicos que tocó en la segunda parte del espectáculo. También fue excelente la participación del músico Mario Paz y los bailarines María Cristina Vares y Carlos Alemán, que al final, bajaron a  los pasillos y sacaron a bailar a personas  que participaron en forma alborozada. No. A mí  no me tocó- lamentablemente- porque le hubiera “pegado” con mucho  gusto  a una mazurca o  a  una polquita.

Los bailarines en el pasillo de la Zitarrosa 
La selección del cedé incluye temas de Numa Moraes y Washington Benavidez como es de suponer, pero la que le da el nombre es de Alfredo Zitarrosa: “Así nomás”. Revivió inolvidables canciones de Atahualpa Yupanqui, Carlos Enrique de Mello, Aníbal Sampayo, Osiris Rodríguez Castillos,  Marcos Velásquez,  Juan Cunha,  El Sabalero,  y  del propio Walter Roldán, pero además interpretó textos de destacados talleristas.
Con su simpatía habitual accedió a hacer varios bises a pedido del público que se fue contento con ganas de repetir la experiencia.
Otra instancia de baile y canto  con cambio de vestuario 
Es de esperar que Don Numa “no se amilane”-como se dice en el Norte- y “baje” a Montevideo más seguido a deleitarnos con sus canciones.
Estos emprendimientos de promoción de nuestros artistas nacionales me alegran el alma, porque son merecedores de todo el éxito del mundo  gracias a la calidad de sus  estupendos espectáculos.