martes, 23 de abril de 2013

EN LA VUELTA

La última casita lila que cae
Tímidamente queda algún vestigio violeta

    








En las redes sociales circulan muchos textos en procura de  la defensa de los patrimonios culturales de la humanidad. Los hay de todo tipo, color y medida. Sin embargo, no he leído muchos que  se ocupen de requerir  a las autoridades competentes de Uruguay  la conservación de la estructura  de la ciudad de Montevideo. Ya he escrito sobre este tema más de una vez, pero el mundo sigue andando y la ciudad sigue una amorfa  evolución-sin planificación-  de acuerdo a  difusos intereses económicos. En mi barrio, por ejemplo, se siguen tirando casas para hacer locales comerciales. ¿Qué pasará cuando este “boom” deje de ser rendidor  y esos locales ya no sirvan más para ese soñado destino lucrativo?  Probablemente se convertirán en  tugurios, como ya ha pasado en otros casos.
Aquí era la Conaprole de Pocitos ¿Se acuerdan?

El domingo pasado, salí después de mediodía para el Centro. Como vivo en Punta Carretas y tengo muy cerca una cantidad hasta excesiva de comercios, no voy asiduamente  por 18 de Julio. Quedé absolutamente pasmada. No hay  nada abierto. Ni una librería, ni una galería, ni una nada. El Centro parece ser parte de una ciudad fantasma. Lánguidamente pestañean  algunos boliches de comida. El viejo local de la Pasiva de 18 de Julio y Ejido, pasó a ser una hamburguesería. Se puede ver algún comensal. No muchos tampoco. Di una vuelta por la vieja Estación Central. Hace unos años, tuvo un resurgimiento que costó una fortuna, pero volvió otra vez a ser abandonada y nuevamente se tugurizó. Seguí rumbo a la Ciudad Vieja. Idéntico panorama de desolación. Todo cerrado. La Plaza Matriz desierta. El Cabildo en refacciones.  Me tomé el ómnibus de regreso, la tarde también languidecía con mucha tristeza.
 
El Cabildo en reformas

La solitaria Plaza Matriz en la tarde dominical

4 comentarios:

  1. No hay ninguan asociación de conservación del patrimonio en Montevideo, Alfa ? Que pena. En Bs As también pasa, se derrumba todo pero para construir torres, despues vienen las inundaciones porque las ciudades no soportan semejante cantidad de gente viviendo amontonada. Dicen que Pedro de Mendoza no encontraba lugar para emplazar Bs As, porque era toda zona inundable, imaginemos ahora. Por suerte vivo en la Pampa húmeda, pero nada me garantiza que un día el agua no me llegue hasta mi casa. Tenemos épocas cíclicas de inundaciones y sequías. Tenés que charlar con Mirta, acerca de su esperanza y su caja de Pandora, yo soy un poco descreída de que esto tenga un buen fin.

    ResponderEliminar
  2. Hay comisión de patrimonio que se pierde en una enorme "melaza" burocrática. Cada partido que llega el gobierno se encarga de "embetunarla" más y más. Por lo tanto, el ciudadano común muere en la demanda- Las oficinas son kafkianas al igual que los trámites que hay que hacer para que se respeten los derechos- Yo tengo una abultada carpeta de documentación por reclamos que se hicieron en vida de mi esposo por los ruidos molestos que produce un hotel que emplazaron al lado de mi edificio. -Vivo en un último piso y estoy todo el día sometida a vibraciones cuando prenden toda la aparatología que tienen emplazada en su azotea lindera con la mía. Los Ingenieros e inspectores de la Intendencia-finalmente- decidieron que "había ruidos, sí, había ruidos, pero estaban dentro de los niveles aceptables"- ¿A vos te parece que los ruidos "tienen niveles aceptables"? A ellos sí. (...)
    Ya lo dijo el gran Quevedo en su célebre y sarcástica letrilla(-donde "juega" con el significado de "escudos"-como armas defensivas y como "dinero" - y "rodelas" que son escudos defensivos) :
    Más valen en cualquier tierra
    (Mirad si es harto sagaz)
    Sus escudos en la paz
    Que rodelas en la guerra.
    Pues al natural destierra
    Y hace propio al forastero,
    Poderoso caballero
    Es don Dinero.

    ResponderEliminar
  3. jajajaj, tus ruidos son como mi árbol. Tengo un árbol en mi vereda que algún día un viento fuerte derribará sobre mi casa. Pero hay una ordenanza que me prohibe podarlo. Estoy anotada en el organismo correspondiente, para que vengan a podarlo o sacarlo pero..... si, adivinaste, jamás vienen !!!! Burocracia rioplatense o será global ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que en otros países tienen otra manera de proceder.Quizás con más disciplina/reglamentos/ que se cumplen. Acá no hay manera de hacer cumplir las reglas. Lamentablemente. Quedamos "enredados" en los trámites, hay oficinas de oficinas y funcionarios de funcionarios. Nadie sabe nada de nada. Yo he ido varias veces al Centro Comunal pero no he tenido suerte. Me atienden, me llenan el papelito, lo firmo, y no pasa más nada.¡Te deseo que tengas más suerte que yo con tu árbol!

      Eliminar