lunes, 20 de marzo de 2017

EXCESOS

Titular que nos alerta

En general, no escribo sobre temas que tienen que ver con  desmanes. Ya están más que  documentados en la prensa oral y escrita. Sin embargo, esta vez lo voy a hacer, por una sencilla razón: la comprobación de que estamos en un mundo absolutamente enloquecido y que no nos amparan los avances tecnológicos para evitar los desastres, porque ocurren igual, ya sea provocados por la naturaleza o por los mismos seres humanos que se salen de control.

En el caso del recital que nos acongojó a todos, fue notorio el descontrol y la falta de previsión, pero en otras situaciones de la vida diaria es fácil darse cuenta de la falta de humanidad que no nos deja ver nada más que lo que nos interesa sin tener en cuenta para nada  los intereses de los demás.

Vivo en un edificio chico y viejo, con múltiples problemas generados por la falta de  dinero para hacerle todo lo que hay que hacer. En asambleas se va decidiendo qué y cómo mejorar, pero lógicamente, cuando se toman decisiones surgen-de una manera u otra- los consabidos "recortes" porque -como decía mi padre, el Negro Pinela- "no se puede chiflar y comer gofio". Así que juntar dinero para hacer unas reparaciones, significa dejar por el camino otras cuestiones. Hay que ver la cantidad de tiempo y esfuerzo que se le dedica para poder llevar a cabo tres o cuatro reparaciones que no admiten más demora. Y también hay que ver cuántas dificultades hay que afrontar para dejar a la mayor parte de la gente- si no contenta, al menos con cierto grado de satisfacción o comprensión mínimas-
Y eso que somos pocos. Supongo que en mega-edificios, será peor y los conflictos, mayores.
Más de una vez he pensado cuán absurdos somos. Discutimos por meras estupideces para que triunfe nuestro criterio sin tener en cuenta que hagamos lo que hagamos la muerte nos va a alcanzar en cualquier momento y todas las "luchas intestinas" por esto o lo otro, pasarán  a un plano de total falta de interés. Y en breve, más nadie se ocupará de nuestros "enormes" problemas de convivencia porque vendrán otros a ocupar el puesto. Y se les prestará la misma atención con el mismo vigor y con la misma saña.

Basta mirar el panorama de las guerras, se lleven a cabo por un motivo u otro, siempre concluyen con muchos muertos, lastimados y heridas para restañar. Y vuelve a pasar el tiempo y con él llega el olvido. Las nuevas generaciones, entonces,  ignoran absolutamente lo que pasó, y otra vez los seres humanos tropiezan  con las mismas piedras violentas que vuelven a golpear sin remedio.

Así pasó en este recital.

Falta de previsión, exceso de concurrencia, sin vigilancia adecuada, y la avalancha generó el caos que arrasó con vidas y provocó heridos, más el pánico de las familias que tenían a sus hijos en esta concurrencia masiva.
¿ Y qué harán  los culpables  después de la pérdida de  vidas jóvenes que fueron groseramente aplastadas?
No sé. No sé qué harán. Lo que sí sé es que vamos de mal en peor, y que no hay avance tecnológico que frene tanta  barbarie.



No hay comentarios:

Publicar un comentario