jueves, 29 de noviembre de 2012

LOS ESCRACHADOS DE SIEMPRE

A punto para "el escrache"



Pago una TV cable  de tipo “básico”. Me convencí de que por más que pagara lo único que iba a lograr era “más de lo mismo”. En esta época del año, las promociones para adherir a incautos en las “estupendas” ofertas de diferentes cables son “belicosas”: por mail, por teléfono, por la puerta. Hay que hacer un enormísimo esfuerzo de voluntad para evadirse de los “call centers” y sus “fantásticas” ofertas. Si es por teléfono, lo primero que observo es la hora, porque mis  familiares y amistades  se abstienen de llamarme  medio temprano ya que saben que constituye un violento  atentado a mis neuronas. Los llamados agresivos empiezan alrededor de las nueve de la mañana. Entonces me preparo. Levanto el tubo y recibo la primera perorata:
-“Buenos días, me llamo Fabiana, o Viviana o Julieta- o alguno de los              otros nombres usuales en gente menor de treinta- ¿usted es la “señora de la casa”? Acto seguido, esta  “señora de la casa” –que ya está preparada-contesta que sí, que es eso, pero que no le interesa ningún “producto” que le puedan ofrecer de ningún modo y a ningún precio. En la casa, ya hay y es más que  suficiente para lo que se usa. No se necesita ninguna “expansión del “producto”. La niña insiste, porque se ha preparado para  pesetear- que como indica el diccionario  del español del Uruguay, en cierta forma es “prepotear”: -“¿No le interesa conocer nuestra oferta?” ¡NO! ¡NO ME INTERESA! ¡GRACIAS!  (Las mayúsculas en este caso, tratan de trasmitir la firmeza de  mi  contestación.) Este episodio no es único,  ya que recibo  muchos día y noche, con “ofertas”,  “pedidos” o “mangas” de todo tipo, y, sobre todo,  después de las 20 horas, -supuestamente- una hora propicia  para molestar más y mejor a la pobre “señora de la casa” que llega  con la “guardia baja”, fundida del laburo. ¡No hay que “bajar la guardia” nunca!
Al fin y al cabo, como  he podido comprobar que  no es mucho lo que me atrae de la programación y  me gusta  mucho cocinar, miro asiduamente los programas culinarios. Si es algo que nunca vi preparar lo sigo con interés, porque siempre se aprende algo, aunque las más de las veces termino riéndome a mandíbula batiente porque lo que me muestran es lo que hacían mi nona, mi vieja  o  mi tití Estela,  todas expertas en aprovechar   lo que había quedado en la heladera o en el canasto de la verdura. Se convirtió en una  “astucia culinaria” de los famosos, usar todo lo que quedó. Así veo a Narda, a Máximo, a Ariel-por nombrar a tres conocidos de la pantalla chica-,  por esas cocinas de Dios, conociendo y aprovechando los requeches  a los que les suman ingredientes exóticos del lugar.
Una de estas noches, seguí con interés a Francis Mallmann. Es ameno, y con frecuencia hace alusión a sus incursiones en París. En Argentina, en cambio, lo veo cocinar en hermosos lugares desolados. Me han comentado-los que han ido con gran novelería a degustar sus platos- que lo que sí se trajo de París-sin lugar a dudas- son los altísimos precios.  Esta vez no estaba en Pueblo Garzón, en Uruguay,  sino en Bahía Bustamante, un pueblo alguero de-  la Patagonia. Suele utilizar como toque personal, antiguos utensilios que yo conocí acá en el campo de Treinta y Tres-los pagos de mi viejo-: cocina económica, fuego a leña, ollas y sartenes de hierro ennegrecidas por el uso  y productos lugareños. ¿Qué hacía de rico esta vez, en ese lugar helado? Algo muy sencillo y que en mi casa se hacía de noche con lo que quedaba en la heladera y en el canasto verdulero-como ya comenté- unos “huevos escrachados”. No un revuelto de huevos, -porque en ese caso los huevos se rompen y a veces se baten para amalgamarlos con los otros ingredientes, sino “escrachados”. ¿Qué significa esto? En el diccionario del español del Uruguay, encontré esta definición para “escrachar/se” (del italiano scaracchiare gargajear,tr. esp.”hacerse bolsa”) 2) golpear con violencia//3) Fotografiar a una persona.
También hallé “escrache” -con la definición de “Manifestación pública y airada de denuncia”-, y “escracho”,- con el significado de “Persona muy fea”-(muy usual para referirse a mujeres feas como rodada en bajada.)
En el diccionario  del lenguaje rioplatense de Juan Carlos Guarnieri las acepciones son similares aunque la palabra que citan como de origen italiano es: schiacciare  en español: romper, aplastar, destrozar, chocar con gran violencia y estrépito. (Una acepción muy usada para referirse a persona y/ o auto que sufrió daños en un accidente.)
En cuanto a la acepción de “fotografiar a una persona”  yo habría agregado  que es una expresión habitual en los prontuarios policiales. El “escrachado” es el delincuente de la foto. No es una expresión que –salvo con intención jocosa- se emplee para una pareja de novios que contrae enlace, porque no sería adecuada o apropiada para la ocasión.  Salvo, vuelvo a repetir, que hubiera una  intención bromista se podría poner a pie de foto: Miguel y Lucía,  “escrachados” el día de su boda por Estudio La Foto Sincera.
Algo  de “golpear o reventar o hacer bolsa” tiene  la sencilla comida que hizo Mallmann en su  ennegrecida plancha de hierro. Los ingredientes que utilizó fueron: manteca, panceta, zucchini, arvejas, huevos y, en la ensalada,-  el touch oriundo del lugar- una especie de “pasto salado” que se llama “salicornia”. En su comida, los huevitos permanecen enteros, hasta que cuajan, haciéndose en la gordura que se le puso  a la plancha o sartén-en su caso unos socotrocos-pedazos grandes, dice el mencionado diccionario-  de panceta ahumada y manteca-. Al final, se “escrachan” los huevos, es decir se “golpean” o “se rompen”  o “se hacen bolsa”-para que se extiendan  sobre los otros ingredientes-.

Otra variedad a punto del escrache

Mencioné que esta comida se hacía en mi casa sin tanta alharaca-y sin cobrar los fabulosos precios de Mallmann- con los “requeches”, es decir con las sobras. Mi familia tenía quintas, por eso no faltaba nunca alguna cebollita gustosa, ají morrón, papas, boniatos, arvejas, berenjenas, brócoli-si intervenía la nona, con seguridad que le ponía  ajo, y  unos buenos socotrocos de tocino, en lugar de panceta. Los huevos eran caseros ¡faltaba más! Y la nona, le  ponía uno o dos a cada comensal. Mallmann  puso 7 para él solito,-yo no vi a nadie más salvo una perra muy obediente que tiene cama propia y responde al nombre de “Luna”-. Para mí y para todas las mujeres que me enseñaron a cocinar 7 huevos para una sola persona es un verdadero disparate. Con 2, alcanza perfectamente bien. Lo cierto es que con estos ricos platos muchos cocineros profesionales “curran” de lo lindo, escriben libros, -otro “curro” más -y han amasado grandes fortunas. ¡Nona, viviste en el siglo equivocado! ¡Si cocinaras en este siglo XXI habrías adquirido fama y fortuna!  ¡Recuerdo con verdadero deleite tus comidas caseras!  ¡Sabrosísimos los escrachados de siempre!

Ya escrachados y listos para servir y degustar

7 comentarios:

  1. Mi siempre querida Alfa!
    Tengo varios dias que no entro a ningun bog, ni mio ni de otras personas conocidas,sencillamente porque estuve y estoy atareadisimos ( con uno de esos golpes de entusiasmo obsesivo que a veces me caracteriza jaja) en ago qe te contrè en otra oportunidad. Ahora estoy aqui para comentar la de los escrachados! Y entre los estudios etimologico de la expresion, lo que me llamó mucho la atencion fue justamente una referencia al étimo italiano de la palaba: Ay, mi dulce Alfa.... En una PAROLACCIA ( se diría en italiano, o sea es una palabra POCO ELEGANTE por el " objeto " del cual se trata !! Pero por amor a la ciencia, tengo que referirtela... espero no me digas: Aldo, que asquerosidad !!!!
    Bueno la palabra SCARACCHIO ( pronuncia SCARAQUIO) es nada meno que un ESCUPITAZO... Pero no un escupitazo, diria ,normal, sino un scupitazo de tipo ( casi siemre un anciano)con kilos de flema en los pulmones, y el escaraquio se identofica por su aspecto voluminoso, consistente, filamentoso, con color verdoso asqueroso!!!!!
    Lo siento, cariño...pero escupitazo es escupitazo, y puede ser que por algun motivo misterIoso se haya encontrado una dudosa semejanza con las inocentes yemas de huevitos, que quien sabe poRQUE...
    CIAO ,CARIÑO, UN BESOTE... y olvidate de lo que te escribí!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Sí, Aldino! ¡Tienes absoluta razón! ¡También tiene en español-además- ese significado asqueroso que describes! ¡De eso se trata GARGAJEAR- que si te fijas de nuevo, también puse, así como quien no quiere la cosa....- Significa nada más y nada menos que "ARROJAR GARGAJOS". Obviamente GARGAJO es: flema casi coagulada que se expele por la garganta". De ahí, a los huevitos "escrachados" ¡no hay más que un paso! El lenguaje tiene esos vericuetos extrañísimos, darling. By by, dear- vamos a usar un poco de inglés para salirnos un poco del asunto.... jajajajajaja. De todos modos, los huevos "escrachados" son esos que Francis Malmann-el famosísimo chef argentino- presenta como gran cosa en sus programas televisivos... En fin, si mi nona viviera me habría dicho lo mismo que tú...... Cariños y besote para ti también.

    ResponderEliminar
  3. Lo cierto es que los "escrachados " de mi hermana Alfa estaban muyyy ricos!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Me gustaría probar esos huevos "escrachados" de tu nona o los que haces tú, que seguro están de "coge pan y moja". La verdad es que no tengo una receta para hacerlos pero puedo echarle imaginación o hacer algo parecido a los huevos estrellados que dan fama a Lucio aquí en Madrid. El secreto, dijo un día en la televisión, está en freír los huevos con poquísimo aceite, apenas un chorrito para que la yema no se cuaje. Pero definitivamente quiero probar los del otro lado del Atlántico. Saludos desde España.

    ResponderEliminar
  5. Querido Anónimo español: - En efecto. El truco de Lucio es muy acertado.También es cierto que quedan liberados a la imaginación de cada uno.Mi nona los hacía deliciosos con "los requeches", o sea con "las sobras"-con lo queda en el canasto de verdura- Los del "lado de acá", llevan algo más contundente junto con el chorro de aceite: panceta o tocino.Con mucho gusto si vienes por esta comarca te convidaré con unos escrachados de novela. Únicamente me tienes que decir con qué los prefieres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me llamo Alejandro, soy de Madrid y he encontrado tu blog interesante. Me apareció buscando "huevos escrachados" porque en España han empezado a hacer 'escraches' a gente importante, y no sabia lo que era pero me sonaba a algún guiso que se podría hacer con huevos, como los estrellados de aquí o los 'scrambled eggs' ingleses. En tu blog he visto que sí, no es nuevo cocinar huevos escrachados.

      Me encantan los guisos hechos con sobras de todo tipo, o requeches como tú dices. Yo no cocino apenas pero tengo buen paladar. Antiguos guisos de sobras se hacen ahora yendo a comprarlo todo al mercado porque en las casas se cocina poco y no están abastecidas como antiguamente, menos aún en una ciudad como Madrid.

      Cuando era más joven me gustaba viajar. Bueno, en realidad no tanto viajar sino irme a un sitio y quedarme un tiempo a vivir. Me habría gustado ir a Uruguay a vivir o a Argentina pero no se puede hacer lo que se quiere, eso es algo que la vida se empeña en demostrar a menudo. Te agradezco la invitación, de imaginarlo ya es casi como haber ido y vuelto agradecido por tu hospitalidad. Yo los prefiero con panceta si hace frío y los de verdura en el verano que es su tiempo.

      Eliminar
  6. El término "escrachar" también tiene en nuestro lunfardo el mismo significado que allí cuando se trata de "escrachar" personas. Esto es ponerlas en evidencia. Inclusive se apela a una manifestación pública con pancartas cuando se trata de alguien público- "Escrachar" en ese sentido, persigue la humillación.
    También es cierto que no siempre se puede hacer lo que se quiere. Sin embargo el escritor uruguayo Eduardo Galeano escribió esta: VENTANA SOBRE LA UTOPÍA, que da para pensar.

    "Ella está en el horizonte -dice Fernando Birri-. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para que sirve la utopía? Para eso sirve: para caminar."


    ResponderEliminar