lunes, 18 de noviembre de 2013

PACO DE LUCÍA EN EL SODRE

El programa del concierto de Paco de Lucía 
Fui a ver a Paco de Lucía, “el mejor guitarrista flamenco del mundo”-como dice el programa. Por cierto que lo es. La actuación con su septeto fue impecable.
Llegué bien temprano, mucho antes de que empezara el espectáculo. El Cuque decía que viajaba en ómnibus para sacar tema para sus crónicas, ya que ese medio de transporte le permitía observar más y mejor, y yo,  que soy una copiona, cuando llego temprano a los espectáculos también me dedico a lechucear el entorno.  Así que aquí plasmaré algo de lo que observé.
Me llamaron mucho la atención las vestimentas dispares.  Vi mujeres con tacos altos, peinadas y maquilladas, con vestimenta como para una fiesta, y otras a las que se le notaba a la legua que ni siquiera se habían dado una duchita reparadora- era un domingo caluroso- y cargaban la famosa “mochila- camello” a la espalda. De cerca despedían un tufillo sospechoso mezcla de pelo sucio, sudor y menstruación. El mismo contraste en los atavíos masculinos. Los había de traje y corbata, algunos de camisa negra-por afuera del pantalón-  y otros  de vaqueros rasgados, de coleta, moño o rastas, barba, bigote y championes. Hasta vi uno con un gorrito playero que se dejó puesto durante todo el espectáculo.


Bob Marley y el León de Judá-  ¿Las rastas que vi anoche, serán por motivos religiosos o dictados de la moda?

Cero perfume. Ni siquiera el de un jaboncito Dove o Astral  que les hubiera venido muy bien. El olor similar al de las mujeres, (sin el de la menstruación, pero lo compensaban con el de vinacho). - Hay mucha “onda Frente Amplio” -dijo una muy paqueta señora que conversaba con otra en el hall del  SODRE-.
Cuando los empleados comunicaron  que se podía pasar se  dividieron las aguas: la paquetería fue para las plateas, el resto nos encaramamos en  las alturas. Los astronómicos precios de las entradas  no me permitieron pagarme una  platea, así que lamenté no haber ido con los vaqueros gastados.  De  un lado se me sentó uno de  moño con vaqueros rotos, y del otro un vejestorio de calzas y pelo largo abundante y sin rebajar. Lo único que faltó fue la matera, porque la mochila concurrió y fue al piso.
Antes de empezar el espectáculo hubo un vídeo del Contador Enrique Iglesias, agradeciendo a la concurrencia por haber colaborado con la “puesta a punto” del Espacio Lorca, ya que lo recaudado tendrá esa finalidad. El Contador Iglesias, fue lo único que vi grande. A Paco de Lucía, y su septeto, aún con los lentes puestos, los vi en miniatura. Nunca había estado “tan arriba”. Eso sí;  los pude escuchar que era lo más importante, pero no puedo negar que   me hubiera gustado tener una posición mejor para apreciar al bailaor  que  aunque lo vi diminuto fue espectacular.
De todas maneras, aún desde las alturas,  pude apreciar las virtudes de Paco de Lucía y de sus músicos- entre los cuales hay un uruguayo- todos destacadísimos en sus  interpretaciones.
No dejan tomar fotos, así que la que acompaña esta nota es la del programa. Una lástima.



2 comentarios:

  1. Me has hecho reír mucho, como siempre! Que hayas disfrutado del espectáculo desde "tan arriba" no te eximió de los aromas de "más abajo" ... Cada día me pregunto, qué le sucede a la gente que no atiende en lo más mínimo su cuerpo, sus olores y su atuendo. O quizás, ya esté quedando un poco "bellota" (palabra que usas y me gusta mucho) y me pase algo parecido. En algún lugar, no hace mucho tiempo... supe decirle a unos cuántos jóvenes que si no se bañaban: no los recibía! Así de simple! De esto hace más de 20 años, ellos eran adolescentes infractores y sabes que ocurrió? Pues hicieron fila para bañarse e iban impecables a las entrevistas. Es motivación? Alguien en algún lugar de sus vidas sentirá el "tufito" y hace como si nada? No sé... Pero esos espeluznantes aromas a "no me baño hace días" te dan en el medio del estómago! Ni qué hablar de las "niñas"!? Socorro!! Este "dejar hacer" ya viene de generación en generación. Te digo más: está de moda!! Mira algunos de nuestros gobernantes y tendrás clarísimo porqué los demás también lo hacen. El ejemplo de los ejemplos lo están dando los adultos. A comprar mucho perfume y aerosoles!!! Yo llevo en mi cartera un aerosol pequeñito (no digo la marca porque ni loca hago propaganda de nada!!) y sin ningún disimulo si la cosa viene muy fuerte, pues lo saco, lo dirijo hacia abajo y respiro profundamente!!!! Y quedan.. te imaginas? Totalmente paralizados!! jajaj
    Nos estamos viendo...

    ResponderEliminar
  2. ¡Antígona! ¡Muy adecuado tu comentario! ¡ De veras que es de terror el profundo descenso en la higiene de la población! Sé que por tu profesión estás acostumbrada a "intervenir"; yo también lo hacía desde la mía y le llamaba la atención a algún adolescente con olor más profundo que el de su juventud-que por supuesto no me molesta, pero sí los hedores a suciedad. Generalmente tuve éxito. Alguna vez tuve que hablarle a los padres ( hay religiones que no permiten el uso de desodorantes), y les comenté que me parecía muy bien que cumplieran con los preceptos religiosos, pero sin ofender las narices ajenas. Muy buena idea la del aerosol pequeñito. ¡ Lo tendré en cuenta! Nos vemos, un beso grande.

    ResponderEliminar