viernes, 7 de julio de 2017

MÁS DE AROMAS Y OLORES

"Charly" la maravilla reencontrada

Hace un tiempo escribí un artículo que fue muy comentado en mi Facebook:http://cosasdeviejucin.blogspot.com.uy/search?q=De+aromas+y+sabores

 Esta vez retomo la idea  para contarles un poco más. De la misma manera que sobre gustos no hay nada escrito, tampoco lo hay en materia de perfumes. La semana pasada encontré en una perfumería del Punta Carretas Shopping un antiguo perfume de mi juventud: “Charly”. Estaba en liquidación. Probablemente era el último que quedaba y las jóvenes de ahora, ya no lo usan. Quizás estaba esperando que pasara una jovata como yo. Lo compré y –de paso- me perdí la promoción por los vales de la rifa de la camioneta- de puro bobeta que soy. Pero me vine feliz a destapar el frasquito y a darme un baño de buenos recuerdos, que son muy necesarios cuando los días están tan grises.
Unos  pocos perfumes marcaron mis años jóvenes. Se estilaba usar uno y convertirlo en un sello tan inconfundible como la minifalda, o la pollera ajustada con un tajo profundo atrás o al costado. El perfume y la vestimenta, eran elementos para seducir.  “Charly”, en el centro, en el cine,  en los bailes, se hacía sentir. Indudablemente.  El otro perfume  de mis recuerdos, se llamaba “Ma griffe”-que en francés significa: “mi garra”, y realmente, era felino.
 
Otro recuerdo (Imagen tomada de Internet)
 Supongo que debe haber caído  en desuso, como tantas otras cosas. Con mi hermana, conversamos sobre muchos objetos que ya no se usan más, como el reloj-pulsera.  Juanita se acordó de uno de mis primeros, porque  se lo regalé a la otra hermana y fue miserablemente robado. Para mi sorpresa,  en  esta época de celulares tan completos a los que no les falta nada, un reloj-pulsera,  antes tan preciado,  se transformó en un objeto absolutamente obsoleto.

No sé si pasará lo mismo con los perfumes. En mi caso, no. Recuerdo a estos dos como si fuera ayer, de la misma manera, que vienen a mi memoria el olor de los hombres que amé y que me asaltan, sin piedad, en sueños y me devuelven al amor perdido y al instante que Fausto quería detener porque era tan bello.


No hay comentarios:

Publicar un comentario