lunes, 8 de agosto de 2016

MARIAN LA CRIADA ALMODOVARIANA

La insuperable Rossy de Palma como Marian en Julieta de Pedro Almodóvar-imagen
tomada de Internet-
Ya se sabe que el cine de Pedro Almodóvar  y/o el de Woody Allen no es para todo público: o se les ama o se les odia. No hay medias tintas. Yo los amo. Veo todo lo que producen y apenas sale un estreno de ellos me tiro de cabeza. Soy incondicional. Sobre la película Julieta hay montones de comentarios: positivos y muy negativos. Entre los negativos leí uno que afirma que  Almodóvar partió de tres relatos de Alice Munro: “Destino”, “Pronto” y “Silencio” y que no pudo hacer nada parecido a las narraciones de la Munro. Y no. No lo hizo. Felizmente no. Realizó su película como corresponde. A mí me gustó. Pero declaro que me gustó de la misma manera que la vieja que decía “Sobre gustos no hay nada escrito y tomaba mate en un plato”. Es más que probable que yo también tome mate en un plato. Y tengo mi derecho. Pero no me voy a referir a la película Julieta en su totalidad, sino que me voy a centrar en uno de los personajes: el de la criada Marian, estupendamente encarnado por la actriz Rossy de Palma.
El personaje es impactante.
Rossy de Palma encarna  a una gallega dura, enérgica, rígida, autoritaria y entrometida. No es la única criada que conocemos con estas características, porque en la literatura  abundan. Son las “correveidile” que se encargan de llevar y traer y que pueden destruir a más de una familia con sus enredos y chimentos. Generalmente disponen de mucha información sobre sus patrones: saben qué comen, que no comen, qué les gusta, que no les gusta, sus gustos sexuales y sus apetencias de toda índole, si son limpios o sucios, si lavan su ropa interior o si la usan con olor porque  no se la cambian a diario. Son las que limpian, las que lavan, las que cocinan, las que hacen la compra. Oyen y ven todo. Y ni que hablar que –la mayoría- despliega una envidia feroz por sus patronas que  han sido favorecidas con una posición social ambicionada largamente- y a la que saben que nunca podrán alcanzar-. De ahí su rencor y su ensañamiento.
Una criada que se podría comparar con Marian es “La Poncia” de “La Casa de Bernarda Alba”. Poncia desde que llega a escena despotrica contra su patrona. Y ni que hablar que sabe perfectamente qué es lo que les falta a las  hijas, y  se lo hace saber a Bernarda, diciéndole que sus hijas “están en edad de merecer”. Logra enfurecerla con sus expresiones. Pero es cierto. Todas están en edad de merecer. Hasta la mayor que lleva el connotativo nombre de Angustias. Tiene treinta y nueve años- una edad en  que para la época ya era una solterona irremediable- flaca- y esto no era para nada un beneficio sino una contrariedad... De caderas estrechas, -como señala la Poncia- tendría dificultades en los partos.  Y ni que hablar que las otras también están desesperadas por un hombre. Poncia lo sabe y las solivianta hablándoles de lo que le decía – y hacía- su marido Evaristo El Colín.
Así también Marian, en la película de Almodóvar trata de que Julieta -que ha ido a la casa de Xoan para verlo alentada por una carta que recibe de él- no se quede a esperarlo. Y es también la que le comenta que Xoan tiene relaciones sexuales con la ceramista-antes y durante su ausencia-. Y es también la que habla con Antía- la hija que desaparece- y le cuenta la discusión que tuvieron sus padres mientras ella estaba en el campamento de verano. Es ella, la que  desata la tragedia que de no haber mediado su “intervención”, no habría ocurrido. Es su empecinamiento el que produce la culpa y el castigo. Eternos temas humanos, con sus tintes de tragedia griega. O española.
Julieta es un drama irremediablemente almodovariano. Marian tiene antecedentes, pero está creada también con su estilo.
Hay que ver la película. Quizás más de una vez. No aburre para nada. Créanme.




4 comentarios:

  1. Tal cual. Me gustó mucho la peli y los 2 directores que nombras están entre los preferidos. Sobre Munro Almodóvar tiene su preferencia también y en otras pelis se ven libros de ella. Es una escritora que escribe sobre lo cotidiano. Te recomiendo "Amistades de juventud". No conseguí "Escapada". De allí son los cuentos. Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Gracias por tu comentario Raquel.
      Leí algunos cuentos de Alice Munro.
      Más o menos sé por dónde van sus temas.
      De todas maneras, aunque Almodóvar tome como referentes algunos de sus cuentos, creo que él siempre les da un giro suyo. Muy suyo. Todo tiene su sello. Al punto de que puedo ver una película sin que me digan que es de él, y "la saco". Me encanta. ¿Se nota? jajaja

      Eliminar
  2. Te escribo terrible comentario pero el Sr.del blog me hizo retroceder y empezar de nuevo!! Ay ay.

    ResponderEliminar