sábado, 21 de septiembre de 2013

CAETANO UN ABRAZAZO

Caetano en comunicacón plena con el público 
Sigo con el inagotable  tema de los gustos. Esta vez me voy a los musicales. Hoy, mientras estaba cocinando, puse la TV para escucharla como si fuera una radio. De pronto,  surgió la voz inconfundible de  Héctor Numa Moraes.  Ahí sí. Dejé lo que estaba haciendo para prestarle la atención que se merece este magnífico cantante, compositor y guitarrista de los pagos de Tacuarembó. Su presencia, por asociación, me llevó a la de Caetano Veloso que el  18 de septiembre después de los días de tormenta que inundaron medio país, se presentó  en el Teatro de Verano Ramón Collazo.
Esta vez estuvo  acompañado por tres  excelentes músicos: Pedro Sá, Ricardo Dias Gomez y Marcelo Callado. Una especie de banda de “rock económico” como el mismo declaró en alguna de las entrevistas.
La noche se presentó helada, todos vestíamos prendas invernales: bufandas, gorros, guantes, camperas y hasta ponchos (yo realmente lamenté no haber llevado uno de los míos)  para soportar la heladísima temperatura al aire libre.
Caetano presentó con la solvencia que lo caracteriza su último trabajo: “Abraçaço”. No le gustó a todo el mundo, quizás  porque todo lo que cantó fue de  esta  última producción.  A mí sí. Mucho. Cuando algo a alguien me gusta, soy  incondicional: me sigue pareciendo siempre atrayente, y continúa gustándome con la misma intensidad a través de los años. Así me pasa con Numa   y con Caetano. ¡Y con tantos otros!  Soy de gustos promiscuos o variopintos. Para que no se me “entreveren” con el significado de “promiscuos” que quiere decir eso que están pensando pero que en su primera acepción significa: “mezclado confusa o indiferentemente”- voy a emplear “variopintos”,  así no se me van para el lado de los tomates.
A Numa  con su guitarra y  su  voz que interpreta con sentimiento todos los temas, lo escucho con sumo agrado. Me trae el sonido del Norte, con las palabras  usuales de la zona. Me hace acordar a mi padre-que no era de Tacuarembó, sino de Treinta y Tres,  pero que tenía ese gracejo en el vocabulario que únicamente emplean los oriundos del lugar-. -“¿Te ayeitás?”  Me preguntaba en los primeros tiempos cuando me llevó a vivir con él y la familia que había formado. “Ayeitarse” significa “acostumbrarse”. No era el vocabulario  usual de mi madre, era el de él. Por eso digo que Numa me trae el sonido del Norte y con él también viene envuelto el recuerdo de mi padre.
Caetano me trae envuelta a Bahía- su tierra- y al Brasil- su país. No importa que haga bossa nova, o  rock. No importa que tenga el pelo canoso- que le queda estupendo- y  71 años.  Él es siempre un bahiano juguetón. A veces se pone triste o  quizás melancólico,-algún  pánfilo periodista le ha preguntado si le duele envejecer, -y sí, bobeta,  claro que duele-  pero renace a través de la creación y vuelve a sonreír.  Inconfundible con su timbre de voz, su simpatía, su don de gentes, sus movimientos de colita, su ritmo para bailar, su voz y sus letras plenas de sentido.
Caetano: No sé si te diste cuenta de que había MUCHAS que te querían dar el “abraçaço” EN VIVO Y EN DIRECTO, - el abrazazo y  MUCHO MÁS,  a juzgar por las cosas que te gritaban  y que yo oía perpleja por el desparpajo-.  Las que te gritaban  no eran precisamente unos  loros viejos, sino muchachas jóvenes que deliraban y bailaban con tus canciones. Yo también. Volví azul de frío, pero absolutamente feliz. *



* Quise poner dos vídeos en esta entrada pero no supe hacerlo. Van separados más arriba. La emotiva  canción de  Numa Moraes se llama "Tengo saudade"- esa hermosísima palabra portuguesa  que no traduzco  por nada del mundo porque no hay palabra en español que dé su  verdadero significado-. Así se dice  en el Norte, así la canta  -estupendamente- Numa, así la empleaba mi padre. El vídeo de Caetano es la también bellísima canción Um abraçaço- que se puede traducir por "Abrazazo"- con la misma idea- pero ahora que descubrí donde rayos está la  "ce con cedilla"  en mi computadora,  la tienen en portugués y en  español. Ojalá que les gusten las dos. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario