domingo, 1 de septiembre de 2013

DEL ROBERT REDFORD CHARRÚA

Cuque Sclavo el Robert Redford charrúa 
Empecé de veterana, a transitar en  este nuevo  y fascinante mundo de las redes sociales. Si bien lo hago con un estilo y ritmo acordes con mis años, cada pasito que doy, es una instancia de gran satisfacción para mi autoestima.
El  manejo en facebook me ha permitido recobrar antiguas amistades, -incluso  compañeros de escuela- pero, el blog es  el que me ha deparado más sorpresas. El mío no es ni “ordenado” ni “académico”. Yo lo voy “cargando” con lo que tengo ganas de comunicar. Lisa y llanamente. En mi época de estudiante, tuve  un loco  proyecto que-por diferentes circunstancias - no  pude hacer realidad. Se trataba de un trabajo que se llamaría RECOBRANDO A LOS NUESTROS. Mi idea era rescatar a esos hermosos olvidados, los artistas que  me acompañaron en la vida y que no fueron aún suficientemente reconocidos. Como el proyecto no salió, de vez en cuando en el blog escribo alguna crónica con ese título. Escribí por ejemplo, sobre el escritor Jesús Caño Guiral- de la Generación de la Crisis- que fue mi  compañero en el UAS, donde trabajó hasta que se jubiló como profesor de inglés y Literatura. También escribí sobre mi admirado Jorge Cuque Sclavo, el “Robert Redford charrúa”  que supo alegrar mis horas vespertinas, cuando lo escuchaba allá por la década del 80,  en la Radio Sarandí,  leyendo  textos, a veces propios, a veces de Felisberto Hernández, a veces de Julio César  Puppo,  El Hachero, uno de los mejores cronistas de costumbres del Uruguay, -nuestro Mariano José de Larra- como solía decir Cuque, pero  que no ha sido  ni recopilado  ni comentado en forma exhaustiva. En un artículo que escribí afirmaba lo siguiente: “Es ineludible hacer una revisión profunda de muchos escritores nacionales y  estudiarlos con respeto y seriedad. Por otra parte, a la literatura costumbrista hay que quitarle el papel de Cenicienta de las letras, porque su carácter testimonial nos descubre personajes, ambientes, episodios y estilos inmersos en el tiempo de una ciudad que no llegamos a conocer, y que se fue transformando lentamente sin que los montevideanos lo hubiéramos advertido. Hace bastante tiempo que se afirma-a raíz de las demoliciones de casas y edificios que deberían haber sido considerados monumentos históricos-que Montevideo es una ciudad sin memoria. Pienso que una forma de recuperarla, puede ser volver a leer a nuestros cronistas de costumbres, porque sin lugar a dudas, encontraremos verdaderas joyas ocultas.” (Revista de la Biblioteca Nacional Época 3-Año 1 Nos 1 y 2   2008)
Ustedes se estarán preguntando ¿Y esto que tiene que ver con Cuque?  Tiene que ver y mucho, porque uno de los que se ocupó de las “Crónicas de El Hachero” fue Jorge Cuque Sclavo. Ahora pensamos que le toca el turno a él. No es  justo que se sumerja en el olvido a este  multifacético “Robert Redford charrúa”,  de ojos azules de profunda mirada -como podrán comprobar por la foto que puse más arriba -gentileza de su hijo Claudio-
Mi blog me resultó como una caña de pescar; una pasa con ella muchas horas, como un entretenimiento,  sin pensar en que va a obtener nada, y de pronto salta un pez de inusitados colores, porque aparece un comentario agradecido de alguien que  le gustó lo que  leyó. Por el blog, me   encontró  el hijo mayor de Jorge “Cuque” Sclavo, Ernesto,   que muy emocionado me agradeció el texto que escribí sobre su padre. A su vez me “conectó” con otra bloguera que lo conoció personalmente y  también escribió sobre él. Ahora Claudia Olivera y yo nos reunimos y nos pusimos  en campaña para “recobrar a uno de los nuestros”: al queridísimo  Cuque-  que se nos fue físicamente, pero que perdurará  en nuestra memoria agradecida  cada vez que lo convoquemos-.  Somos “Las blogueras del Cuque”- Cada una escribirá, convocará, y rendirá homenaje  a este escritor “incasillable”-como lo llamé en mi texto:


 Nuestro afán es “ponerlo en el tapete”, que se conozca,  que se lea, que se difunda, que se gane el merecido cariño de este “bendito país”, y que, finalmente, tenga el sitial que siempre mereció.  
La idea se va concretando  con todo nuestro amor “cuquense”. Ahora les toca a ustedes leernos, seguirnos, mandarnos comentarios, para que  el proyecto despliegue sus  alas y llegue lo más hondo posible al corazón de todos.
______________________________________________________________


No hay comentarios:

Publicar un comentario